«Volver al pasado» es el futuro de los viajes

Johnny Thorsen VP strategy & innovation en American Express Digital Labs, un reconocido defensor de la tecnología de viajes en el mundo corporativo. Nombrado una de las 25 personas más influyentes en la industria de viajes en 2010 por Business Travel News (BTN). Repitiendo en 2018 como vicepresidente de estrategia y asociaciones para Mezi.com. A continuación, nos explica en primera persona que podríamos estar frente a un nuevo replanteamiento del futuro de los viajes.

Soy un gran defensor de la industria de viajes y, personalmente, estoy listo para viajar a casi cualquier lugar. Pero no veo cómo nuestra querida (y a veces odiada) industria pueda recuperarse sin que ocurran cambios dramáticos en un período muy corto de tiempo. En este artículo describo algunas áreas que me preocupan y, lo más importante, algunas áreas con grandes oportunidades en el futuro de los viajes a medida que comenzamos a analizar 2021.

«¡Wow! Eres tan afortunado de viajar»

Todavía recuerdo a varios de mis mejores amigos en Dinamarca a principios de los 90´ diciéndome «wow que afrotunado eres de viajar». Por mis viajes a lugares interesantes como Niza (sede de desarrollo de Amadeus), Londres (Sede de Sabre EMEA), San Francisco (lugar de nacimiento de la industria de viajes en línea). Y por supuesto, Barcelona, ​​Miami, Marrakech, Chicago y Viena para diversos eventos de la industria.

En aquel entonces, realmente sentías que eras uno de los elegidos si tenías un trabajo remunerado que incluía viajes de negocios reales. En muchos sentidos, Covid-19 nos ha empujado a un entorno similar. Ya que es un hecho que no todos pueden o están dispuestos a viajar, semanalmente o mensualmente.

¿Qué evitará un repunte completo en la industria?

Comencemos por lo obvio: El talento, o tal vez falta de él. Prácticamente todos los principales actores de la industria de viajes han comenzado un dramático esfuerzo de reducción o lo harán muy pronto. Esto se traduce en un éxodo de personas de calidad dentro del área de innovación digital. Puesto que, generalmente, son personas bastante caras y que no generan ingresos. Esta salida masiva conducirá a un menor nivel de innovación, lo que dará como resultado una recuperación más lenta de la crisis.

En segundo lugar, necesitamos aerolíneas bien operadas y financieramente sólidas para ofrecer una red troncal operativa global. A pesar de un período prolongado de crecimiento sostenido. La realidad es que la mayoría de las aerolíneas se quedarán sin efectivo en tres meses. Obtendrán varios niveles de financiación de los gobiernos para sobrevivir durante otros tres o seis meses. Pero, una vez empiecen a operar de forma independiente y con un menor volumen de negocios, se verán obligados a reducir capacidad y horarios. También reducirán sus inversiones en tecnología e innovación de servicios. Esto generalmente lleva al tercer problema, las tarifas aéreas más altas.

Si el coste promedio de volar aumenta un 50% y mantiene ese nivel durante los próximos tres años, será un impacto negativo en los viajes globales. Se calcula que en 2019 un poco más de la mitad de los vuelos representaban un servicio de low cost. Movilizando un flujo interminable de pasajeros de negocios y de placer a casi cualquier destino del mundo. Y, a pesar de la actual caída de los precios del petróleo y por ende un menor costo del combustible de aviación, la falta de capacidad de vuelo real (los asientos medios vacíos) probablemente conducirá a precios más altos.

¿Y la sostenibilidad?

El siguiente elemento para pensar es el ángulo de sostenibilidad. Si bien las emisiones generales de CO2 obviamente serán mucho más bajas en 2020 que en 2019, la medición de las emisiones por pasajero y kilómetro recorrido aumentará ya que los vuelos podrían ir menos llenos. (Nuevamente, hablamos de un alto potencial de asientos vacíos). Las aerolíneas seguramente retrasarán la actualización de los motores viejos a una versión más nueva y de bajo consumo. Debido al bajo costo del combustible de aviación. Dicho esto, probablemente veremos una reducción general en la actividad de vuelo por viajero en promedio. Y todos hemos visto o escuchado sobre las rápidas mejoras que la Madre Naturaleza ha experimentado como resultado de la desaceleración en los niveles generales de contaminación. Para algunos, entre los que me incluyo, nos motivará a elecciones personales de disminución de viajes. 

La transparencia en el futuro de los viajes

Y, por último, si todos los elementos anteriores se resuelven de manera significativa y positiva. Necesitamos que los gobiernos acuerden reglas transparentes, fáciles de explicar y confiables sobre cómo se tratará a los viajeros de otros países. Puesto que probablemente veremos nuevos brotes y nuevas reglas de cuarentena introducidas de la noche a la mañana.

¿Que ocurrirá si de repente hay un cambio en su estado sanitario respecto al Covid-19? ¿Cómo abordarán todos los países del mundo estas nuevas situaciones?. No sabemos cuanto tiempo pasará hasta poder viajar sin importar de dónde sea o dónde haya ido. Y ningún programa de viajes corporativos superará las realidades médicas y los obstáculos geopolíticos que ocurran.

Viajes gestionados: ¿y ahora qué?

Los gerentes de viajes deben prepararse para unos pocos años de viajes limitados. Donde los destinos locales dentro de su país de residencia probablemente se convertirán en la nueva lista de los diez principales destinos frecuentes. También deben prepararse para una experiencia de viaje virtual con nuevas formas de ir a sus antiguos lugares favoritos. Los proveedores de estos nuevos servicios no son visibles hoy, pero en base a mis propios hallazgos y últimas conversaciones es posible que esto cambie. Estas nuevas empresas ofrecerán la tecnología y los servicios que necesitamos para reiniciar los viajes a un nivel mínimo en 2020. Luego, esperamos llegar al 50 % de los volúmenes de 2019 para fines de 2021.

Si es un gerente global de viajes, debe comenzar a prepararse para ver cómo evolucionará su posición dentro de la empresa para la que trabaja. El programa de viaje ya no se basa en obtener el mejor precio. Se trata de permitir que las personas adecuadas viajen bajo un «protocolo de seguridad» que cubra cualquier eventualidad cuando no se puede evitar el viaje. Un cambio radical al viejo mundo. 

Los nuevos cometidos del travel manager

Pronto quedará claro que necesita cambiar la asignación de su tiempo para reflejar este nuevo entorno. Tal vez se debería eliminar la solicitud de propuesta del hotel de su lista de tareas pendientes. Centrarse en elementos más importantes como el protocolo de viaje seguro. Los perfiles de empleados médicamente frágiles para viajar. Políticas de viaje. Los nuevos códigos de motivo para el viaje físico en general. También en la introducción de un programa ecológico, etc. Solo por dar algunas ideas. Quizás también observe de cerca qué componentes tecnológicos necesitará para entregar y administrar el nuevo marco de servicio.

También podría valer la pena ver cómo se compila su pila de tecnología de viaje. ¿Cuántos de los servicios que usa hoy son proporcionados por su TMC y cuántos son provistos por proveedores de tecnología de viajes independientes? ¿Sobrevivirán todos a la crisis de Covid-19, o debería prepararse para un cambio repentino de la infraestructura tecnológica? Es posible que necesite una nueva gama de servicios para respaldar el futuro programa de viajes. Estudie quién puede proporcionarle de forma más confiable y eficiente los servicios que considere en riesgo. Decida si su empresa está preparada para invertir el tiempo y la energía necesarios para comprometerse con las empresas que pueden brindarle lo que necesita. Es probable que esto incluya nuevas empresas que ofrecerán nuevos servicios que antes no necesitabas.

El viaje no se ha ido. Regresará 

Si miramos cinco años hacia el futuro, se espera estar entre el 75% y el 100% de los volúmenes de viajes corporativos de 2019, según muchos expertos. Sin embargo, también podríamos estar rondando el 50 %. ¿Sería esto negativo? Podría significar que hemos tenido éxito al migrar nuestro comportamiento corporativo de una mentalidad de «debemos conocernos en persona» a una de «conozcamos en persona como última opción». Y con evidentes ahorros en el presupuesto de viaje y reducciones significativas de las emisiones de carbono. Es probable que ambos tengan un impacto positivo en la rentabilidad del negocio y especialmente en el frente medioambiental.

Creo que viajaré menos en el futuro, tanto en viajes corporativos como de placer. Quizás podamos sentirnos nuevamente privilegiados y afortunados cada vez que vayamos al aeropuerto para abordar un avión. Muchos de mis amigos, tanto en los negocios como en la vida personal, comparten esa opinión. Entonces, quizás deberíamos dejar de centrarnos en si los viajes volverán a los niveles anteriores o no, y más bien centrarnos en cómo los viajes aportarán valor y beneficios en el futuro.

Johnny Thorsen - T&E NEWS

Johnny Thorsen
VP strategy & innovation en American Express Digital Labs

Este artículo ha sido cedido por el autor a nuestra redacción, y puede encontrarlo completo y versión original en BTN
Este artículo representa las opiniones personales de Johnny Thorsen y no las de su empleador.

Johnny Thorsen - VP strategy & innovation en American Express Digital Lab.

Johnny Thorsen - VP strategy & innovation en American Express Digital Lab.

Leer Anterior

Covid-19 y oportunidades para la Movilidad Urbana

Leer Siguiente

La COVID19 y el presente de las Agencias de Viajes

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
X