La Inteligencia Artificial adaptada a la gestión financiera

El auge de tecnologías, como la Inteligencia Artificial (IA), está revolucionando la forma de trabajar, al permitir a los empleados enfocarse en tareas de mayor trascendencia. Sin embargo, algunas voces temen que las máquinas terminen suplantando al ser humano, considerándolas una amenaza para determinadas profesiones.

La compañía Expensya, desarrollador de software para la automatización de informes de gastos, muestra cómo es posible aprovechar la IA y utilizarla con garantías.

 “La Inteligencia Artificial aprende de los datos que procesa. Luego actúa para restaurar ese conocimiento, alcanzando capacidades similares a la mente humana. Para el departamento financiero, la suma de la velocidad y el poder de estos procesos con la inteligencia y la mente analítica humana permiten procesar y agregar cantidades considerables de información de forma rápida y sencilla”,

Karim Jouini, CEO de Expensya

La Inteligencia Artificial

Ciertamente, la IA (Inteligencia Artificial) y el (AA) Aprendizaje Automático han demostrado ser muy eficientes para algunas tareas. Sobre todo, las repetitivas o de bajo valor, mejorando el desempeño de trabajadores y áreas de negocio.

Tanto es así, que algunos departamentos, como el financiero, han conseguido liberarse de tediosas tareas. Como por ejemplo, la recopilación de información contable o la entrada de datos, pudiendo dedicarse a actividades de mayor valor añadido. Como, en el caso del Director Financiero, la gestión estratégica de la empresa.

Sin embargo, el mito de una posible suplantación (máquina – humano) está llevando, en algunos casos, a no aprovechar tecnologías que, muy alejadas de esta consideración, fueron creadas para facilitar y simplificar la labor de los trabajadores.

En lo que respecta al riesgo, la IA no gestionará la complejidad del análisis financiero, ni escuchará las peticiones de los clientes o las analizará. Solo interviene en tareas repetitivas y fácilmente industrializables, simplificando el procesamiento de la información importante”.

Desmitificando el mito: las máquinas son necesarias

A día de hoy, la Inteligencia Artificial es una tecnología de apoyo, no de reemplazo. La cual presenta facultades similares a la mente humana. Un estudio realizado por Accenture prevé que, para el año 2035, la Inteligencia Artificial podrá aumentar en casi un 38% la productividad y la rentabilidad de las empresas.

Gestión administrativa y financiera

Para el departamento de Asuntos Financieros (DAF), área necesitada de muchos y valiosos recursos, la Inteligencia Artificial integra importantes ventajas. Permite, entre otras, procesar y agregar cantidades considerables de información y automatizar procesos como la captura de datos, la recopilación, la comprobación cruzada, el seguimiento y el primer procesamiento.

La Inteligencia Artificial apoya la gestión administrativa y financiera para optimizar determinadas misiones. Algunas de estas como la gestión de riesgos, de indicadores de rendimiento o la previsión financiera.

Asimismo, el proceso de seguimiento de la facturación se vuelve más sencillo, desde el envío hasta el pago de las facturas. Es posible gracias a la integración de soluciones automatizadas inteligentes que permiten delegar en la tecnología varias tareas repetitivas y manuales. Lo mismo ocurre con la gestión de los informes de gastos. La cual avanzará a través de una solución inteligente que automatiza este proceso, des de la recepción hasta el reembolso.

Soluciones más inteligente para la gestión de gastos

Para ayudar al departamento financiero y a las organizaciones, en general, a mejorar sus tareas contables y financieras, las herramientas tecnológicas de Expense Management en la actualidad ofrecen a las empresas una solución indispensable para la gestión de gastos, inteligente, intuitiva de uso sencillo y apta para cualquier tipo de empresa.

Concebidas para ser utilizadas vía web o móvil (iOS, Android y Windows Phone), estas tecnologías almacenan todos los datos en la nube. Utilizan potentes algoritmos de aprendizaje automático. Integran tecnologías de digitalización, archivado y procesamiento inteligente que capturan automáticamente los gastos, simplificando el proceso de captura, flujo de validación, verificación de la política de gastos o asignaciones analíticas.

Para poder actuar dentro de la fiscalidad española las herramientas deben estar homologadas por parte de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) para obtener la certificación digitalizada. Lo que confiere el mismo valor a los archivos digitales que a su copia original. De igual modo, dichas herramientas pueden integrarse con diferentes softwares de contabilidad, facilitando además la digitalización certificada de documentos o el análisis de datos de BI.

Redacción

Redacción

Leer Anterior

Definir correctamente el precio del kilometraje

Leer Siguiente

Las siete claves del Expense Management

Un comentario

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
X